Presentación

Lo que no está bien escrito no merece ser leído. Las faltas de ortografía, los errores gramaticales y la pobreza léxica, así como las incorrecciones en la adecuación, en la coherencia o en la cohesión son demasiado frecuentes en los textos. No solo en los escritos del joven estudiante sino también allí donde su presencia es más indeseada si cabe (prensa escrita, radio, televisión, mundo de la política...).

Me encargo de que tus textos sí merezcan ser leídos. Sean de la extensión que sean. Mi experiencia en la corrección de todo tipo de textos me avala (correos electrónicos; trabajos académicos; escritos literarios, científicos y publicitarios; páginas webs).

Preocúpate del contenido de tus textos, que yo supervisaré su forma con el máximo rigor lingüístico. También realizo críticas de obras y traduzco textos del español al catalán y del catalán al español.

‘Entrar en’ o ‘entrar a’

El complemento de régimen verbal que expresa el lugar al que accede el sujeto del verbo ‘entrar’ puede ir introducido tanto por la preposición ‘en’ como por la preposición ‘a’. Sin embargo, en la práctica, se prefiere la primera en España y la segunda, en América.

– Juan entró rápidamente en el autobús.

– Juan entró rápidamente a la buseta.

Comentar

Publicado en la categoría Errores comunes

Las palabras comodín

Se denominan así las palabras que permiten ser utilizadas con múltiples sentidos y que sustituyen a otras más precisas, por lo que se relacionan con un uso pobre del idioma. Es el caso de vocablos como ‘cosa’, ‘hacer’, ‘realizar’ y ‘decir’, entre otros muchos. En la medida de lo posible, deben evitarse, sobre todo en el registro escrito y en el registro formal.

– Quiero decirte una cosa —> Quiero comunicarte una noticia / Quiero informarte de un problema / Quiero proponerte una actividad / Quiero advertirte de un peligro.

Como puede observarse, la primera oración resulta mucho más vaga y proporciona menos información que las oraciones que la siguen.

Comentar

Publicado en la categoría Errores comunes

Los vocativos, siempre entre comas

El vocativo es el nombre mediante el cual el hablante apela directamente a su interlocutor. Siempre debe separarse con una coma de lo que le antecede y de lo que le sigue, sin excepciones.

– Incorrecto: Hola Marta.
– Correcto: Hola, Marta.

– Incorrecto: Por eso te pido Pedro, que escuches mi propuesta.
– Correcto: Por eso te pido, Pedro, que escuches mi propuesta.

Comentar

Publicado en la categoría Errores comunes

Los saludos en cartas y correos electrónicos

Pese a estar muy extendido, es incorrecto el uso de la coma tras el saludo que encabeza las cartas o los correos electrónicos. Dicha costumbre constituye una influencia de la modalidad anglosajona (Dear Peter,). En español debe optarse, en su lugar, por los dos puntos, tanto si el texto es formal como informal.

Querido Alberto:

Hola, Ana:

Comentar

Publicado en la categoría Errores comunes

Los pronombres ‘este’, ‘ese’ y ‘aquel’, sin tilde

Desde hace años, los pronombres demostrativos ‘este’, ‘ese’ y ‘aquel’ deben escribirse siempre sin tilde, excepto cuando la tilde evita que la oración sea ambigua, lo cual sucede en muy pocas ocasiones.
– Pedro y Luis llegaron tarde a la reunión. Estos se disculparon por la demora [no es necesario deshacer ninguna ambigüedad, de ahí que el pronombre deba escribirse sin acento].

– ¿Por qué compraron aquellos libros de segunda mano? [‘aquellos’ determina a ‘libros': no es pronombre sino determinante, y los determinantes nunca se acentúan]
– ¿Por qué compraron aquéllos libros de segunda mano? [‘aquellos’ es pronombre y sustituye al sujeto elíptico: se acentúa tan solo para evitar que la oración resulte ambigua, como demuestra el ejemplo de arriba]

Los pronombres neutros (‘esto’, ‘eso’, ‘aquello’) no se acentúan jamás porque, al actuar siempre como pronombres y nunca como determinantes, no dan lugar a ambigüedades.

Comentar

Publicado en la categoría Errores comunes

‘Dijiste’, no ‘dijistes’

Es frecuente ver y, sobre todo, oír la segunda persona del singular del pretérito perfecto simple de los verbos con una terminación en ‘s’, lo cual es incorrecto. Así pues, la forma correcta es ‘dijiste’, no ‘dijistes’.
El motivo por el que la forma incorrecta goza de una cierta difusión es que la segunda persona del singular termina en ‘s’ en todos los tiempos verbales del español a excepción de, precisamente, en el pretérito perfecto simple: cantas, cantabas, cantarás, cantarías, cantes, cantaras o cantases, CANTASTE.

Comentar

Publicado en la categoría Errores comunes

Ni ‘habían’ ni ‘hubieron’

El verbo ‘haber’, cuando expresa existencia, presenta la peculiaridad de que es impersonal. Ello implica que, tanto si el sintagma que lo acompaña se encuentra en singular como si se encuentra en plural, el verbo deberá utilizarse en singular. Es muy frecuente el error consistente en conjugarlo en plural.
– Correcto: En la reunión había muchos empresarios. / En el partido de fútbol jugado anoche hubo muchos goles.
– Incorrecto: *En la reunión habían muchos empresarios. / *En el partido de fútbol jugado anoche hubieron muchos goles.

En cambio, cuando el verbo ‘haber’ no expresa existencia sino que actúa como auxiliar en las formas verbales compuestas, debe conjugarse en plural si su sujeto es también plural.
– Cuando llegué, todas las películas habían terminado ya.
– Cuando hubieron acabado de preparar la comida, salieron a dar un paseo.

Comentar

Publicado en la categoría Errores comunes

Los años, sin punto ni espacio

A la hora de expresar numéricamente los años, no debe escribirse ni punto ni coma para separar los millares de las centenas. Tampoco es correcto recurrir, para ello, al espacio.
– Correcto: En 1989 tuvo lugar la caída del muro de Berlín.
– Incorrecto: *En 1.989 tuvo lugar la caída del muro de Berlín. / *En 1 989 tuvo lugar la caída del muro de Berlín.

Comentar

Publicado en la categoría Errores comunes

La importancia de escribir bien

Foto 4Foto 3Foto 2Foto 1

Comentar

Publicado en la categoría La importancia de escribir bien

Ejemplos del día a día

Tal como demuestran las siguientes imágenes, los errores ortográficos, gramaticales y sintácticos aparecen con demasiada frecuencia en los textos que elaboramos diariamente. En ocasiones, también están presentes en los textos producidos por conocidas marcas comerciales.

 

falta-1 falta-2 falta-3  falta-6 falta-7 falta-8 falta-9 falta-10

Comentar

Publicado en la categoría Ejemplos del día a día